Skip to content

Flashmob: ¿Moda, arte o marketing?

agosto 25, 2012

De vez en cuando nos llega un nuevo vídeo de un flashmob, aunque cada vez menos, lo reconozco. El auge del flashmob, entendido como “una acción organizada en la que un gran grupo de personas se reúne de repente en un lugar público, realiza algo inusual y luego se dispersa rápidamente” parece que está pasando. Aunque no sé si esto tiene que ver con la “profesionalización” de los mismos, con su uso y abuso publicitario o simplemente con que ya no es novedad.

A mi me siguen emocionando algunos. Son inspiradores, te reconcilian con la humanidad por un rato, te hacen pensar que sigue habiendo gente buena por ahí que se emociona con los detalles. Me recuerda a aquello que quizás fue precursor de los flashmobs, mucho más modesto desde luego, los “abrazos gratis”. Básicamente, un chico o una chica con un cartel que ofrece abrazos gratuitos a desconocidos en la calle, y que sorprendentemente encuentra “clientes” para su ofrecimiento.

Pero la inocencia de esos primeros flashmobs se está perdiendo, ya no son cámaras ocultas o acciones grabadas por el móvil de un espectador, son ediciones con múltiples cámaras, con sonido grabado y en la que cada vez participan menos amateurs y más profesionales… Bellísimas, eso sin discusión, pero que carecen de la frescura y del buen sabor de boca que te dejaba no saber porqué.

Ahora son bancos, compañías de móviles y administraciones públicas las que organizan estos flashmobs como acciones de marketing online. No es lo mismo ver a ese grupo de amigos que quieren sorprender a los invitados a la boda, que ver la recreación para una empresa que quiere vender teléfonos…

Y, cuidado, no digo que eso sea malo necesariamente. Creo que la gente de la calle nos está marcando un camino a los que nos dedicamos al entretenimiento, las paredes del teatro se derrumban, la pantalla de cine es la calle y los actores y el público se mezclan…

Quizás estemos siendo testigos de una nueva forma de arte. Quizás sólo sea una moda que ahora está explotando el marketing (muy mal, en mi opinión). Pero desde luego estamos ante una demostración de que aún hay muchas formas de llegar al público, y no todas pasan por una taquilla.

Al ver las caras de los que tienen la suerte de presenciar o participar en un flashmob está claro que seguimos hambrientos por emocionarnos, por sorprendernos y por reconciliarnos.

Para cuando Flashmob: La película??

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: