Skip to content

Jafar Panahi: Celebrado en Berlín, encarcelado en Irán.

febrero 11, 2011

Jafar Panahi es un director de cine Iraní. Ganó el Oso de Plata a la mejor dirección en Berlín en el 2006, por su película “Offside”, la historia de un grupo de mujeres iraníes que se disfrazan de hombre para poder ver a la selección de fútbol de su país, ya que en Irán está prohibido que las mujeres accedan a eventos deportivos de hombres. En diciembre de 2010, el régimen iraní le ha condenado a seis años de cárcel y a veinte años sin poder dirigir.

A veces se nos olvida que el poder de la imagen en movimiento es muy grande. Que hace más por la democracia el visionado de series de televisión americanas, de esas en las que chicos y chicas de instituto se preocupan por quien van a llevar al baile, que los inspiradores discursos en la plaza de la ciudad.

Lamentablemente a los dictadores y tiranos no se les olvida. Saben que su única posibilidad de mantenerse en el poder es aislar a su pueblo del resto del mundo, que no sepan cómo viven otras personas a unos pocos kilómetros de su miseria. Lo que está ocurriendo estos días en Egipto debería servirnos para entender que el poder de la globalización, de Internet y de las Redes Sociales, es el poder de la imagen en movimiento.

Meses antes de esta injusta condena, Jafar Panahi había sido elegido para formar parte del jurado de este año en la Berlinale. Los organizadores del festival, una vez que se hizo pública la encarcelación de Panahi, tomaron la sabia decisión de no sustituir a este jurado, dejando una silla vacía con su nombre como vergonzoso recordatorio de esta situación.

El mismo Panahi ha conseguido hacer llegar una carta al Festival de Berlín, que la actriz Isabella Rossellini, presidenta del jurado de este certamen, ha leído en público en la inauguración. La carta dice así:

“El mundo del cineasta está marcado por las interacciones entre la realidad y los sueños. El cineasta utiliza la realidad bajo su inspiración, la pinta con el color de su imaginación, y crea una película que es una proyección de sus esperanzas y sueños.

La realidad es que no me han dejado hacer películas durante los últimos cinco años y que ahora estoy oficialmente sentenciado y me privan de este derecho por otros veinte años más. Pero sé que seguiré convirtiendo mis sueños en películas con mi imaginación. Como un director socialmente sensible, admito que no podré retratar los problemas diarios y las preocupaciones de mi pueblo, pero no me negaré el sueño de que después de veinte años todos los problemas habrán desaparecido y haré películas sobre la paz y la prosperidad en mi país cuando tenga la oportunidad de volver a dirigir.

La realidad es que me han desposeído de la posibilidad de pensar y de escribir durante veinte años, pero no pueden impedirme que sueñe que, transcurridos esos veinte años, la inquisición y la intimidación serán reemplazados por la libertad y el libre pensamiento.

Me han privado de poder ver el mundo durante veinte años. Espero que cuando sea libre, pueda viajar en un mundo sin fronteras geográficas, étnicas o ideológicas, donde la gente viva junta, en paz y en libertad, a pesar de sus creencias y convicciones.

Me han condenado a veinte años de silencio. Pero en mis sueños, grito por un tiempo en el que podamos tolerarnos los unos a los otros, respetar nuestras opiniones y vivir nuestras propias vidas.

Últimamente, la realidad de mi veredicto es que debo permanecer seis años en la cárcel. Viviré los próximos seis años con la esperanza de que mis sueños se conviertan en realidad. Deseo que mis colegas cineastas en cada rincón del mundo hagan películas tan grandes que cuando salga de prisión encuentre la inspiración necesaria para seguir viviendo en el mundo que han soñado en sus películas.

Así que, a partir de ahora, y por los próximos veinte años, me fuerzan al silencio. Estoy forzado a no poder ver, estoy forzado a no poder pensar, estoy forzado a no poder hacer películas.

Me someto a la realidad de la cautividad y de los captores. Buscaré la manifestación de mis sueños en vuestras películas, esperando encontrar en ellas aquello de lo que me han desposeído.

JAFAR PANAHI (Traducción de Carlos Reviriego para El Cultural)”

Aquí podéis ver el trailer de “Offside”, la película con la que ganó el Oso de Plata en el 2006.

Espero que en la gala de los Goya de este domingo, encontremos un minuto para no mirarnos al ombligo y recordar a este director de cine, encarcelado por contar la verdad.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: