Skip to content

Nuevos aires, nuevos inversores en Hollywood. Y aquí?

noviembre 18, 2010

Hace unos días, gracias a un tweet de Carlos Boyero, leí un artículo del New York Times que me pareció muy interesante. Trataba de los nuevos aires que están llegando al negocio del cine en Hollywood, fortunas amasadas en negocios ajenos al cine que, gracias a la delicada situación en que se encuentran los grandes estudios y a las ayudas estatales para los rodajes, han encontrado buenas oportunidades para invertir.


Y es que el cine es glamour. Da igual la cantidad de veces que los que hemos trabajado en un rodaje digamos a los demás que no, que son madrugones, repetir escenas mil veces, pasar frio o calor, aburrirte durante horas mientras cambian la cámara de lugar. Para el que está fuera, el cine son estrellas, hoteles de lujo, premieres, alfombras rojas y glamour, mucho glamour.

A este atractivo eterno del cine se unen una serie de factores que están haciendo que, los que aún tienen dinero, se planteen invertir en películas. El primer factor clave es el agobio económico de las majors:  Warner, Fox, Paramount,  Sony, Disney y Universal -ya no se puede ni incluir a La Metro, en bancarrota-. El segundo, y casi más importante, son las ayudas estatales para promover los rodajes. Ante la huida de las grandes producciones de USA a otros países (“El Hobbit” y “Tintin” se ruedan en Nueva Zelanda) los estados han decidido, mediante exenciones fiscales de hasta el 25% en algunos casos, ayudar a las producciones que decidan quedarse a rodar.

Entre estos nuevos mecenas, se encuentran gente como Timmy Thompson, que hizo su fortuna con el petróleo, y que acaba de montar la empresa Cross Creek Pictures, con la que  financiarán la próxima película dirigida por George Clooney, un drama político titulado “Los Idus de Marzo” con un potente reparto compuesto por Philip Seymour HoffmanRyan GoslingPaul GiamattiMarisa TomeiEvan Rachel Wood.

Cross Creek Pictures también está detrás de “Black Swan”, la película de Darren Aranofsky que cuenta con Natalie Portman en el papel de una bailarina de ballet. Fox Searchlight Pictures la estrenará el 3 de diciembre.

Con los estudios invirtiendo cada vez en menos proyectos, este grupo de nuevos inversores se están haciendo notar en Hollywood. Aprovechando los generosos subsidios que Estados como Louisiana y Michigan ofrecen, se atreven a invertir algunos millones de dólares, no demasiados, para hacerse con una parte importante de la propiedad de estas producciones. Películas de poco presupuesto, suficientemente baratas como para conseguir algún beneficio en el peor de los casos. Cada vez menos inversión de alto riesgo.

Históricamente, Hollywood ha servido de anfitriona para gran cantidad de inversores ajenos a la industria del cine. A algunos les ha ido mejor que a otros. Por ejemplo, Marvin Davis, otro magnate del petróleo, consiguió un buen beneficio comprando y después vendiendo 20th Century Fox, mientras que el banco francés Credit Lyonnais, se enredó peligrosamente en una serie de préstamos a compañías de cine.

Doctores, abogados, conglomerados japoneses, empresarios de Internet o inversores alemanes son algunos de los que están atreviéndose, en esta nueva ola de inversores.

Hace algunos años, Sidney Kimmel, empresario textil de gran éxito, sufrió algunos reveses con películas como “Charlie Bartlett” y “Synecdoche New York”. Pero lo cierto es que la situación no era entonces tan favorable como ahora. Las caídas de los salarios, el aumento de las ayudas y la mínima competencia han creado el caldo de cultivo perfecto para las nuevas inversiones.

Algunos de estos nuevos valientes incluyen a Joe Ricketts, copropietario del equipo de beisbol Chicago Cubs, que a través de su empresa American Film Company ha financiado “The Conspirator”, dirigida por Robert Redford. Steven M. Rales, presidente de la empresa tecnológica Danaher Corporation, ha cofinanciado “El Increíble Mr. Fox” de Wes Anderson. Sarah Siegel-Magness y Gary Magness, propietarios de la empresa de inversiones Magness, son las personas detrás del gran éxito indie del pasado año, “Precious”, con seis nominaciones a los Oscars, y dos ganados.

Tim Headington, otro millonario del petróleo, ha alcanzado un acuerdo con Sony Pictures para distribuir hasta ocho películas en un año, con su compañía FilmDistrict. “Nos estamos aprovechando de la gran capacidad de Sony para traerles nuestras producciones” explican desde FilmDistrict

Uno de los más conocidos es Michael Benaroya, de 29 años de edad, miembro de una familia que ha amasado una gran fortuna con una empresa inmobiliaria en Seattle, y que financia “Margin Call”, un drama que narra 24 horas en la vida de un grupo de empleados de un banco financiero durante la crisis del 2008, con Kevin Spacey, Paul Bettany, Demi Moore, Stanley Tucci y Jeremy Irons. Con un presupuesto de tan sólo 4 millones de dólares (1 millón sólo para el cast), gracias a las ayudas del Estado de Nueva York han conseguido cubrir el presupuesto, así que con poco que consigan vender en vídeo, territorios extranjeros y en taquilla, se habrán asegurado un buen beneficio

Alcon Entertainment, consiguió un gran triunfo con “The Blind Side”, con más de 256M$ en la taquilla USA y un presupuesto de 35M$. Sólo el Estado de Georgia cubrió 5,5M$. Detrás de Alcon se encuentra el fundador de FedEx, Frederick W. Smith

“Esta oleada de nuevos inversores puede aumentar el número de películas que se producen, volviendo a hacer subir los costes y dificultando que se encuentre distribución. Pero, por ahora, es un gran momento para aquellos que disponen de capital a mano” palabras de Rick Schwartz, que junto al magnate tejano de la leche (literalmente, de productos lácteos) Alan Bernon han financiado la película “Machete”, de Robert Rodriguez.

“Machete” la estrenó 20th Century Fox en septiembre y ha hecho 26,6M$ en la taquilla USA. Su presupuesto fue de 10,5M$, con un subsidio del Estado de Texas. Los derechos para USA se vendieron a Fox por 9M$, para el extranjero se ganaron otros 12M$, así que el beneficio para ellos fue de aproximadamente el doble de su inversión. No es un mal negocio.

Esta es la situación en USA. ¿Puede ocurrir algo similar aquí? ¿Fortunas personales que estén interesadas en invertir en cine? ¿Las ayudas del gobierno y de las CCAA pueden atraer a nuevos inversores? ¿Hay proyectos competitivos? ¿Qué ofrece la industria del cine español a alguien con capital para invertir? Son muchas preguntas y la verdad es que desconozco las respuestas, pero si sé que al principio de este artículo comenté que el cine es atractivo porque es glamour…

…me refería al cine americano.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: